El vals de los novios

Enviado el por Guillermo Pereira.

I.

Ella se veía hermosa. Él casi lloró de la emoción. Su blanco vestido jugueteaba con el viento que corría aquella hermosa mañana. A él aquel elegante chaqué le hacía perfecto juego con su corbata de seda.

Ella lanzó el ramo de flores hacia atrás con emoción.

Todo estaba espléndido. Todo era perfecto. Se amaban.

II.

La bomba había destrozado todo a su paso. En un radio de al menos 500 kilómetros lo único que podía observarse era un gran cráter, habiendo sido eliminada cualquier forma de vegetación y edificación a su paso.

Ellos se habían ocultado en el búnker. Para la pareja, quizás hubiera sido mejor haber estado sin refugio. Siempre pensaron que vivir en un mundo que se autodestruye constantemente no tenía el más mínimo sentido.

No obstante, decidieron salir y realizar aquello que tenían planeado para ese día, aunque las circunstancias fueran completamente distintas.

III.

Ella se veía hermosa. Él casi lloró de la emoción. El viento hacía ondular los retazos de lo que alguna vez fueron bolsas de plástico, los cuales habían servido para improvisar un blanco vestido de novia. A él aquel intento de chaqué, que no eran más que mantas rasgadas junto al viejo pantalón que llevaba puesto ese día, le hacían juego con la bufanda que utilizó a modo de corbata.

Ella lanzó hacia atrás un conjunto de flores marchitas que había traído desde el búnker, y no pudo contener la emoción.

Todo estaba devastado. Todo era desolación. Pero se seguían amando.

(Relato leído 485 veces)

Share on Tumblr

comentarios usando Facebook

Etiquetas: Ficción, Microcuentos

Deja un comentario